En este proceso se unen dos o mas laminas mediante un adhesivo de uso industrial, rebajado este ultimo en algunos casos con solventes hasta una optima viscosidad. Este adhesivo se aplica sobre un film o lamina de papel, que luego pasa por un horno de secado para eliminar los gases y solventes del pegamento.
Luego esta lamina hace contacto con una segunda lamina de material, impreso o no, y es bobinado nuevamente, obteniendo así un semielaborado. Se deja en curado 12/24 hs. aprox. a 22ºC, para pasar luego a refilado/corte.

El laminado le ofrece al envase protección contra la humedad y le otorga mayor calidad estética al producto que sale al mercado. Utilizamos varios materiales para ser laminados, pueden ser transparentes, impresos o no, materiales plateados, semi mate, blancos, perlados, semi rígidos, baja densidad, etc.